domingo , 19 agosto 2018
Home » Comercio Minorista » Encontrar el local comercial perfecto para tu comercio

Encontrar el local comercial perfecto para tu comercio

No es fácil encontrar el local comercial perfecto para tu pequeño comercio. Depende de dónde te encuentres tendrás más dificultades o menos. Espero que con lo que te voy a contar a continuación te inspire para encontrar el lugar perfecto. No te voy a emnumerar requisitos ni nada por el estilo. Voy a contarte mi propia experiencia.

El Local Comercial Perfecto para el pequeño Comercio

Empecemos por el principio, siempre que empezamos a buscar locales nos encontramos con los personajes dueños y señores de equis distritos, que tienen locales que no cuidan para nada porque les sobra el dinero, así que lo suben muchísimo de precio y ese local comercial del que te has enamorado se convierte en una utopía.

Este tipo de dueños, tienen 40 locales más en el mismo barrio, y conocen también al que tiene 30 locales en su propio barrio y al final es todo un oligopolio de empresarios que saben perfectamente cuánto vas a facturar durante dos, tres años para exprimirte al máximo. Y hasta parece que se ponen de acuerdo en los precios de los locales.

Puedes tener suerte y encontrar un buen local comercial, cuidado y barato con unos dueños de ensueño. Y puede que te encuentres con la situación que te describo, por mi experiencia y hablando con los locales de alrededor seguramente te encontrarás con la situación del oligopolio.

Si vas a empezar por primera tu pequeña gran tienda, te saldrán expertos en el tema, empezando por tu cuñado, y te dirán cosas como: busca una calle con mucho tráfico de personas, en el centro, con un escaparate gigante.

Vale, pero, ¿tienes presupuesto para una calle con mucho tráfico de personas? ¿Puedes permitirte un local en el centro? ¿Puedes permitirte un local con un escaparate gigante donde mostrar tus productos? Si tienes 2500€ más las cuatro fianzas que te van a pedir y 2500€ por 12 meses que vas a tener que aguantar, ¡adelante!

Yo tuve un local comercial en el centro de Madrid en plena crisis que me costaba 500€ mensuales con dos meses de fianza. Y venía todo el mundo. Las dueñas eran dos señoras hermanas magnates del centro urbano madrileño, ahora mismo diría que tengo suerte, pero estamos hablando en época de la mayor crisis económica en España del Siglo XXI y aguanté casi tres años. Y eran parte del oligopolio, lo tenían muy pensado, hablamos de la época en la que España estuvo en el agujero económico, que bajo mi punto de vista seguimos estando aunque no lo parezca.

Mi primer local comercial.

Tenía dos puertas a la calle, no tenía escaparate y no me dejaban tocar el interior del local. Lo peor de todo es que nunca le daba el sol (esto fue lo peor creo). La verdad que el primer contrato fue desastroso porque no dejaban tocar absolutamente nada dentro del local. Así que tuve que ser muy creativa a la hora de reformarlo. Como no tenía dinero, mis compañeras de equipo y yo nos las ingeniamos.

Tuvimos suerte, resulta que en Madrid, con Ana Botella de alcaldesa, se convocó una huelga de basuras bastante grande. Y la gente tiró sofás, muebles, sillas, mesas, espejos, cosas chulísimas. Cogimos todos los muebles buenos que habían tirando, una de las compis los tapizó, la otra pintaba y yo cortaba maderas para crear una barra y hacer instalaciones eléctricas a parte.

alquilar un local comercial

Sin idea de negocio

Nuestra idea de negocio no existía, realmente queríamos un espacio donde nuestros temas creativos salieran adelante en un local comercial. Yo tenía mi estudio de fotografía e impartía algunos cursos. Montábamos eventos de networking con gente muy importantes, se hacían ciclos de cine, fiestas, microteatro, talleres de teatro, yoga, y un largo etcétera. Se parecía más a un centro social que a una empresa. Y así era. El local de 50 metros cuadrados dio para muchas cosas, pero también teníamos mucha dificultad en pagarlo.

Para mi fue como una Universidad de las de verdad, de las que no quedan. Salir en plena crisis española a montar un negocio que no sabes ni lo que vas a hacer y todo para que tu mente no se apague.

¿Para que no se apague la mente? Si, no había trabajo para jóvenes en España, yo salí de la universidad y me topé con una crisis que ni había visto, fui una indignada más en sol donde me di cuenta que necesitaba activarme como fuera porque el gobierno no iba a hacer absolutamente nada por los ciudadanos, ni de derechas ni de izquierdas. Indignada con los dos bandos jajaja.

Poner un local y aprender cómo convencer y atraer a las masas fue la mejor inversión de mi vida.

 

 

 

Aprender a Vender

Con este local me di cuenta de lo difícil que era montar algo en este país. Y lo chungo que lo tenemos las autónomas. Y me cuelgo medallitas porque en plena crisis, los jóvenes que nos quedamos en este país que hay que tener valor para ello y decidir luchar por tu país fue puff ni te cuento, la odisea y la lección de mi vida.

Aprendí a atraer a las masas, aprendí a convencer, aprendí a palos a poner el precio justo, APRENDÍ A VENDER.

Algo que no te enseñarán jamás en una escuela, salir a la calle a darlo todo y vender, el oficio más duro del mundo. No tiene sentido poner un negocio si no sabes vender, así que conciénciate sobre ello. Aprende todo lo que puedas y más sobre tu producto y a la guerra. En la vida me hubiera podido imaginar que el barrio de Lavapiés iba a ser mi facultad de economía. Por eso escribo este blog del pequeño comercio, quiero contarlo todo, no es una formación academicista pero espero ayudar en todo lo que pueda y que nos unamos.

 

(Visited 1 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *